¡Hola a todo el mundo! Vuelve una de las secciones que más me gusta hacer con una actualización de lo que he estado leyendo y escribiendo (y otras cosas) últimamente. Apenas he tenido tiempo ni para respirar, así que os podéis imaginar cuánto he tenido para leer (nada de nada) y para escribir (aún menos).

Sin alargar mucho más la introducción, espero que disfrutéis con la entrada.

cabecero-floritura-01

LECTURAS

51DlemV-m2L._SX324_BO1,204,203,200_

En el último Escrivivir (¡han pasado dos meses!) os hablé de que había empezado a leer I’ll give you the sun de Jandy Nelson. Bueno, tengo que confesar que todavía no lo he acabado. Me quedan pocas páginas, menos de 50, pero quiero decir que me está pareciendo una maravilla. No sé cómo expresarlo, porque lo leo poco a poco en los veinte minutos de autobús hasta la universidad y tampoco estoy constantemente pensando en él, pero me encanta la forma en la que está escrito. Aunque los personajes también me parecen bastante profundos y bien definidos, es cierto que en algunos momentos los he sentido algo clichés. De todas formas, es uno de los mejores libros que he leído últimamente (y no me refiero a este año, que ha sido el único libro, para ser exactos).

 

Y me he puesto a pensar… ¿es esto todo lo que he leído? Han caído algunos poemas sueltos de The sun and her flowers de Rupi Kaur, pero a parte, sigue sin ser todo lo que he leído. Para empezar, estoy siendo lectora beta de una escritora que me está chiflando leer y que descubrí gracias a la anterior antología del blog: Alicia. Si me seguís por Twitter es muy probable que la conozcáis a ella y que sepáis que tiene entre manos el #ProyectoGenderless. Yo lo estoy leyendo y no quiero decir mucho, porque apenas lo he empezado, pero me siento muy agradecida de poder descubrir una historia tan interesante.

Incluso con eso, también he leído más, pero de eso os hablo mejor en la sección de escritura.

cabecero-floritura-01

ESCRITURA

Se me va a hacer raro escribir aquí sin tener nada nuevo que contar de La casa de los artistas, así que vamos a centrarnos en otros temas.

No sé si lo comenté por aquí (creo que no), pero he decidido comenzar el Proyecto Destino desde cero. Me di cuenta, leyendo por Internet, que tenía la documentación bastante pendiente de un hilo, porque con las ansias de comenzar a escribir ya de ya, no terminé de documentarme del todo. Tampoco estoy contenta con el resultado de la primera parte y quiero desarrollar más los personajes, además de añadir otros.

9788498728736

Es por eso que he comenzado con la documentación y planificación desde el principio. De momento tengo a los personajes más o menos pensados y una ligera idea de las tramas de cada uno y las que los unen entre ellos. Aquí es donde entra todo lo que he leído aparte de lo nombrado arriba. Para documentarme e inspirarme, he leído el capítulo sobre la segunda ola del feminismo en Feminismo para principiantes de Nuria Varela. También estoy leyendo mucho por Internet y eso me consume muchísimo tiempo.

Por otra parte, tengo ganas de seguir avanzando y probando nuevas cosas, por lo que me gustaría escribir más relatos y de géneros que no son lo mío. Arriesgarme. Si surge la inspiración a tiempo, no me importaría participar en el II premio Ripley (ciencia-ficción y Aintzane en la misma frase chirrían), y si no llego a tiempo, Celia Añó ha creado una antología de colores en la que estoy deseando participar. Y escribir relatos para mí, porque quiero y me gusta también. 

cabecero-floritura-01

OTROS

Otra vez no tengo mucho que decir por aquí, pero había algo que me gustaría comentar. El otro día hablando con una amiga, salió el tema de los éxitos, fracasos y ritmos de escritura. Salió también el tema de la envidia que muchas escritoras y escritores sentimos al ver los triunfos de otra gente. Mi primera reacción siempre es alegrarme a más no poder, especialmente si es alguien conocido. De verdad que me siento súper orgullosa y motivada cuando veo a la gente sacar sus escritos a la luz después de luchar sin parar.

Pero también hay una parte de mí que se enfada. No con esa gente, ni siquiera sé si conmigo misma. Simplemente, me hace sentir mal. Por no poder escribir al mismo ritmo que esa gente, por no haber ganado ningún pequeño certamen, por no haber publicado aún… Y tengo que recordarme que mi ritmo es bueno si es el que puedo permitirme, que no haber ganado nada no quiere decir que sea peor (muchas veces es más que no me presento a nada por miedo), que si no he publicado es porque sólo tengo una novela terminada y acabo de empezar a dejarla salir poco a poco al mundo.

Y ya salió la palabra clave: miedo. Por miedo he dejado de presentarme a muchos concursos, antologías y certámenes. Escribía los relatos, pero luego no me atrevía a enviarlos; muchas veces, incluso, no los escribía porque “bah, mi idea no es tan buena”. Y eso es algo que quiero cambiar. Quiero escribir tanto como pueda y mandar tantos relatos, microrelatos… como pueda. Quiero moverme y perder el miedo a ser leída.

cabecero-floritura-01

Y hasta aquí llega la entrada de hoy. Espero que me perdonéis el ponerme tan intensa y que la hayáis disfrutado mucho.