*Al habla la Aintzane que acaba de comenzar su segundo año de carrera y trata de tener una rutina, fracasando estrepitosamente en el intento*

P.D: Prometo que un día tuve esa rutina y que sigo mis propios consejos para recuperarla.

Si eres de ese porcentaje de personas que escribe, te habrás dado cuenta de que, a pesar de tomártelo completamente en serio, siempre hay cosas más importantes (o que se hayan esforzado en hacerte creer como más importantes). Con un día de veinticuatro (escasas) horas, nos cuesta sacar tiempo para escribir porque no es algo que consideremos prioritario. Al menos ese es mi caso.

Por eso, hoy vengo aquí con los cinco consejos que siempre he seguido y que me han servido para crear rutinas (o recuperar las que tiré a la basura). Os dejo también pinchando aquí la entrada en la que expliqué mi propia rutina, por si podéis sacar algo útil de ella.

  1. ¿Eres una persona de mañanas o de noches? O de tardes, de mediodías… No importa. Encuentra el horario que mejor se adapte para ti, en el que te sientas fresca para trabajar y tengas la concentración en su pico más alto. En mi caso, soy extremadamente activa de seis de la mañana a doce del mediodía y luego, en menor medida, de dos de la tarde a seis/siete de la tarde. A partir de ese momento, mi cerebro no es capaz de hacer nada. Por eso es importante encontrar esa franja horaria que mejor te funcione y usarla para escribir. No tiene que ser exclusivamente para eso, pero reserva un poco de tiempo en ese momento que mejor te sientes (yo recomiendo mínimo media hora) y utilízalo para escribir. (Mi situación actual: todavía no he cumplido esto ni un día desde que comenzó el curso, PERO FUNCIONA).
  2. Si estás escribiendo, estás escribiendo. Yo soy la primera persona que una vez ha cogido el hábito y la rutina de escritura, mientras tengo la pantalla de Scrivener en el ordenador, cotilleo Twitter, Pinterest, consejos de Internet… Cada persona es un mundo y quizás alguien no puede permitirse ni una distracción, pero yo lo hago a menudo. En cambio, ahora estamos estableciendo la rutina y para asegurarnos de que eche raíces, yo recomiendo dedicarle el tiempo que hemos pactado exclusivamente a escribir. Y con escribir no me refiero únicamente al sentido más estricto de la palabra; escribir también es planificar, documentarse, buscar inspiración, trabajar los personajes… Escribir es cualquier cosa que se incluya en vuestro proceso creativo.
  3. Empieza siempre el día anterior. A mí me ha ayudado mucho (y sé que a otras personas también) dejar algo inacabado el día anterior, cuando termine tu tiempo de escritura. Puede ser que dejes a un personaje a medio perfilar, un capítulo al que le falta la conclusión, un nuevo capítulo empezado pero nada más… Así, cuando te toque escribir, tendrás algo de lo que tirar y no te quedarás en blanco sin saber por dónde continuar.
  4. Mide lo que estás escribiendo. Aquí me estoy metiendo en un tema muy peliagudo y en el que no estamos de acuerdo dentro de la comunidad. Para mí es muy importante, a la hora de desarrollar un hábito, tener una forma de medirlo. En el caso de la escritura es relativamente fácil, porque existen las palabras. También se puede medir en el tiempo invertido, aunque para eso hay que estar seguras de que ha sido productivo. Entiendo que haya gente a la que no le haga bien medir las palabras (por inseguridad, por compararse con gente más rápida…) y entonces este paso no deberían llevarlo a cabo, pero a mi parecer, es algo que nos hace ser más conscientes del tiempo que pasamos escribiendo y que, además, nos ayuda a saber cuándo, cómo y por qué no hemos sido tan productivos. Un día malo lo tiene cualquiera, y dos y tres, pero si es un patrón que se repite, tal vez haya que buscar la raíz del problema y darle una solución.
  5. Comparte tu progreso. Si hablas con alguien sobre lo que estás escribiendo o si comentas en las redes qué tal va tu proyecto, sentirás esas ganas de escribir cada día y de actualizar la información. A mí no me presiona, más bien me impulsa y me hace sentir ganas de continuar con la historia, lo que me hace dedicarle ese pedacito de mi día a la escritura.

Y hasta aquí llegan mis consejos. Entiendo que no van a ser útiles para todo el mundo, así que, contadme: ¿Qué consejos daríais para crear una rutina de escritura?